sábado, 29 de noviembre de 2014

ASESINO

Es que no puedo, de verdad, no puedo con la justicia de este país. Llevo un par de días endemoniada, poseida casi. Hace dos días un"machote" ha matado a sus hijas porque quería hacerle daño a su pareja, a esa persona con la que compartió momentos de pasión y emoción, y que con el paso del tiempo se ha convertido en odio y venganza.Un juez. eso dicen, así le llaman, decidió en un mal momento compartir la custodia de unas niñas con su propio verdugo, así de cruel, así de sin sentido. La madre, su víctima acude a poner una denuncia por insultos y mentiras escupidas por una boca llena de odio y malas intenciones. No se le escucha, no hay sangre que demuestre los malos tratos, los insultos no han dejado marca en su piel, no le ha roto la funda que contiene su vida. Unos ojos sordos que escuchan unas miradas de miedo. No aporta suficiente terror, no hay moratones en su conciencia, nadie recibe su dolor. Me imagino su vuelta a casa, su impotencia, su incredulidad, su sensacion de no ser nada. Aquella tarde entregó a sus hijas a un lobo feroz, a una hiena rencorosa, a una bestia desalmada. Aquella tarde se convertiría en el principio del final de sus vidas, de ellas, de las tres. Las niñas nunca regresarían, ella tampoco.
El cobarde eligió un viaducto para estrellar su maldad, una barra de hierro para olvidar a sus hijas y un profundo odio para marcar a fuego y sangre a su pareja. Contranatura fué su venganza, descerebrado fué su pensamiento, de una cobardia absoluta fué su castigo. Le deseo fuego, dolor, sufrimiento, agonía. Lo maldigo y lo condeno. Lo odio y lo fusilo en mi pensamiento.
Un madre deshecha, un vacío suicida, un silencio de llantos. Donde están los que los protegerían, los que venden libertad para las víctimas, los que mienten con ese manto falso de seguridad. Estoy muy enfadada, lo reconozco, muy asqueada. Yo lo puedo estar, ellas no y eso es algo que me destroza. Buena noche, aunque hoy lo dudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario