lunes, 10 de noviembre de 2014

UNAS CUANTAS IDEAS

Vale, de acuerdo, estamos en crisis, lo sé, lo siento en mis propias carnes.No voy a hablar del Gobierno, del Gobierno se sabe demasiado.Es evidente que los comercios no venden, las tiendas de barrio agonizan, los mariscadores dicen que la centolla ha desaparecido, los funcionarios se hielan con su sueldo,a las grandes superficies les empiezan a temblar los cimientos, los cines proyectan para tres personas,...Todo parece encaminarse a un final mas que posible. Ahora bien, me sorprende que nadie se haya parado a pensar en medidas para que todo esto mejore, y os cuento a lo que me refiero. Los comercios no venden porque se han negado a rebajar sus precios, a poner un dia a la semana un descuento del 10%, a facilitar las ventas a traves de tarjetas de amortización, a ampliar sus horarios de atención al cliente para fomentar el empleo, a cambiar la forma clásica de venta y dar un refresco a sus negocios. Las tiendas de barrio agonizan por la competetitividad de las áreas comerciales, dificil solución, los alquileres baratos tienen fecha de caducidad, pero tambien es comprensible que los arrendadores quieran cobrar por sus locales lo que legalmente les corresponde y las rentas antiguas desaparezcan.O ustedes no lo harían?
Los mariscadores, estos me traen un poco por la calle de la amargura por que todos los años por estas fechas, cuando se abre la campaña de la vieira o del centollo se quejan porque no hay suficiente, es pequeña, está floja y después en la lonja se disparan los precios como si el resto de los humanos no sufrieramos su misma crisis. No me parece una buena excusa para hinchar los precios. Señores, que las carteras de sus compradores están más que vacías.Pues no cenaré centollo otra vez. Los funcionarios, los hay de muchos tipos. Conozco a unos ante los que me quito el sombrero, otros a los que su puesto les hace creer los dueños de las administraciones, los que trabajan a turnos la semana, los fines de semana, los festivos y fiestas de guardar, y los que hacen de su turno de 7 horas unas vacaciones. Si dijera que los sueldos deberian de cobrarse por horas reales de trabajo y que estoy de acuerdo con el cumplimiento de las horas de trabajo al dedillo, más de uno me fundiría con la mirada. Me da igual, en un país democrata tengo todo el derecho a expresar mi opinión personal y ahí queda. Y las grandes superficies comerciales deberían de potenciar las compras con medidas anticrisis, atrayendo clientes con ofertas, sorteos, regalos,y también con un poco de alegría, por dios, que les falta alegría por todas las esquinas. Que estamos en un momento en que la gente la necesita, que solo les interesa los beneficios, que no piensan que sus tiendas están vacías porque se mantienen año tras años inalterables a la decrépita situación socal. De verdad creen que poniendo dos guirnaldas y tres lucecitas la gente se liará la manta en la cabeza y romperán sus cerditos para comprar en sus locales?. Creo sinceramente que se engañan a ustedes mismos.
Los cines, ay los cines, por una hora de distracción intentan cobrar más que lo que cobra un policía por jugarse la cara en ese mismo tiempo. Estamos locos? Hemos perdido el rumbo?. Y si probaramos con precios adecuados a la situación actual, precios populares que llenaran las salas de parejas, pandillas y familias, horarios especiales, algo que nos hiciera olvidarnos durante una hora de esta sensación de ahogo comunitario. No sé. Son sólo pensamientos en alto. Buena noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario