domingo, 31 de mayo de 2015

CUARENTA Y TANTOS

Me encanta mi edad, estoy en esa época en la que tengo claro lo que quiero, sé que música me apetece escuchar, elijo a mis amigos con toda la libertad, sé que el vino te da un punto según con quien te lo tomes, que un cigarro no me va a ,matar, que hacer una locura de vez en cuando no es pecado, es un privilegio, que puedo bailar mientras escucho música en directo pasando del que dirán, que alguien te diga que le atraes es un placer que te da vidilla, que tengo la capacidad decidir a donde voy hoy, sin importarle a nadie por qué, ni hasta cuando, ni a donde...
Es la edad de la revolución, en la que las hormonas se vuelven locas, en todos los sentidos.La llaman menopausia, yo lo llamo "síndrome del ahora mando yo". Hablando con mujeres con edades similares, la gran mayoría pensamos lo mismo, es la hora de importarnos un poco, que hasta ahora hemos vivido para casa, hijos, trabajo... y que ya está bien, queremos volver a vernos sexis, atractivas, ilusionadas...y por qué no, deseadas, pero no como se desea a una quinceañera con un cuerpo espectacular, deseadas con nuestros cuerpos maduros, marcados por caderas redondeadas que deja la maternidad, con una tripita que hace que tus nalgas se marquen más, con pechos que se mueven cuando bailamos y escotes sin fin que ya les gustaría a esas pavisosas quinceañeras.
Tenemos claro lo que pensamos, ideas maduras sobre política, microeconomía de la casa, macroeconoma de mercados, nos sentimos capaces de sobrevivir en un mundo lleno de ideales machistas-clasistas marcados desde la cuna, sentimos la necesidad de desmarcarnos de los tipicos tópicos de ser la señora de, la esposa de, la mujer de...Somos mujeres con nombre y apellido, sin ser posesión de nadie, ni pertenecer a ninguna familia que no hemos elegido, ni querer cambiar de apellido de soltera. Tengo una edad de madurez libre, porque así quiero sentirme, con capacidad para coger aire fresco cuando lo necesite, sin tiranteces ni explicaciones de por qué quiero respirar, ni decisiones que vayan en contra del tiempo que me quede por vivir, quiero disfrutar de mi edad por que ya es hora de que lo haga, sin juicios de valor, sin criticas innecesarias y con una conciencia más que tranquila.
Que nadie se eche las manos a la cabeza, que nadie piense que esto es la locura de los cuarenta y tantos, que nadie crea que la vida para nosotras es una rutina. Todo lo contrarios, ahora es cuando empezamos a vivir. Buena noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada