domingo, 28 de diciembre de 2014

NOCHEVIEJAAAAA

Se está acabando otro año, bueno, por ahí se va. Que poco romántica soy yo con los finales de año. A las personas le entra en estas fechas un deseo horroroso de abrazar y desear. Desean de todo: que el actual año acabe, que el otro empiece, comprar un modelo negro con brillo para la noche, brindar con champán y oro, ponerse el horroroso gorro y soplar el matasuegras tradicional, me espeluzna. Se juntan familias, no me negareis que SIEMPRE hay en cada familia un gracioso pedante que te hace replantearte el año que viene en familia, y juras por lo bajini que la próxima nochevieja te vas de crucero al Miño, el Nilo está imposible.
Si sales antes de la cena de nochevieja a tomarte un vino, es imposible el besuqueo de esa gente que no saludas en todo el año, pero que esa noche son como un imán. Atraviesan la calle a una velocidad vertiginosa para espetarte un par de besos enológicos plagados de buenos deseos para lo que viene. Siempre puedes recurrir a ese socorrido: ¡¡¡¡¡¡ Altoooo, stopppp, paraaaaa. Tengo ébola¡¡¡¡¡. Ni se inmutan. Me espeluzna.
Con un vino encima, las babas en las mejillas y tu traje negro brillante llegas a "la cena de las cenas" del año. Holaaaaa, ya estamos aquiiiï. Empieza la fiesta. Ahí, de frente a tu cuñado, afuuuu. Te ve, te sonríe, se acerca peligrosamente, extiende sus brazos, abre la boca para desearte y tú....giras rápidamente para entrar como una exalación en la cocina donde tu suegra se entrega en cuerpo y alma a las delicias culinarias.. Pero cuidado, allí está tu cuñada que chirría tu nombre moviendo los brazos como aspas de molino. Rápido, plan B, otro doble giro con tirabuzón para encaminarte hacia el salón a dejar el abrigo y el bolso.Este tramo es mejor hacerlo mirando hacia el suelo, para no comerte el árbol de navidad y los graciosos renos que tu sobrina ha puesto debajo del árbol para que te esnafres como el año pasado.
A la mesaaaa...otra carrera, no soportaría sentarme al lado del tío pachuli que te agarra la mano, lo miras y ves como los bigotes de las gambas salen de su boca mientras mastica las cabezas del crustaceo. Y el de enfrente, que cada vez que se ríe te dispara perdigones de comida masticada mientras te quedas paralizada para que no se de cuenta que te ha escupido vente o treinta veces en la última media hora. Holaaaaa tíaaaaaa...sonríes, tienes que sonreir, es un niño, es inocente, pero tiene madre, aquella que no tragas desde nuncaaaa...y se acerca el alma cándida y...puaggg, te tose en toda la cara, para que veas que malito está.
A estas alturas, dudas entre desear que acabe la cena, o que acabe el año, o que acabe el mundo, ya da igual todo...
De pronto, alguien cual conejo de Alicia empieza a decir: No nos da tiempo, no nos da tiempo, rápido, engullir la cena que van a dar las campanadas¡¡¡¡¡. Te quitan el plato de delante mientras te obligan a tragar el langostino con cabeza y cáscara, todo para dentro, que es calcio, dice la víbora escupidora que tienes enfrente, el niño te vuelve a toser y su madre se ríe chirriando.Coges la servilleta, ese trozo de tela que tiene dueño, pero que todo despistan y acaban limpiándose las uñas con la tuya, y te deslizan un plato con las uvas tan grandes como melones. Ese pensamiento recalcitrante de todos los años: ¡¡¡¡Si piensan que este año voy a broncoaspirar van de lado, me haré un heimlich a mí misma¡¡¡. Los cuartos, las campanadas...una, otra,otra y otra, hasta doce, y tú con seis uvas en el plato. Se abre el champán, y mientras aún tienes la uva sexta en el esófago, te obligan a beber un sorbo del líquido elemento y ahí, justo en ese momento es donde se produce la química de la navidad: la uva baja por peso y las burbujas que ya han llegado al estómago vienen de vuelta, tienes que besuquear a tu familia, la uva se atasca , el gas quiere salir y de pronto...le das el beso a tu cuñado con una naúsea, él se piensa que es de asco cuando realmente es supervivencia, por no morir ahogada esta bonita noche.
Ya la he liado, ya no me desean feliz año, afuuu¡¡¡¡.
Este año estoy de guardia, como todos los años, para evitar la magia de las nochebuena. Buena noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada